Pequeños programadores y estudios que crean juegos indies para consolas ya extinguidas ayudan a que se recuperen las máquinas clásicas. Hoy en día los juegos indie incluso superan en ventas e importancia a muchas otras producciones de compañías más importantes. Tenemos un gran potencial de grupos y personas que programan para máquinas actuales y retro. Hay que promocionar e incentivar toda esta comunidad.